Se vende Mars House, la primera casa digital de la historia

¿Serías capaz de gastarte 400.000 euros en una casa que ni siquiera existe? Las monedas virtuales son solo el inicio de una nueva realidad que se construye a pasos agigantados. De estructura y apariencia futuristas, Mars House no es más que un modelo digital 3D que solo se puede disfrutar en realidad virtual. Una propiedad intangible que ya se ha vendido por medio millón de dólares.

Mars House es obra de la artista digital Krista Kim. Un activo digital único usado por la tecnología BlockchainLa diseñadora digital está absolutamente convencida de que en un futuro no muy lejano la realidad virtual aumentada será el estilo de vida de la humanidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Krista Kim (@krista.kim)

En este caso, el archivo digital que se vende incluye también banda sonora. Es una auténtica experiencia sensorial pues precisamente lo que Krista Kim crea son «diseños meditativos». En esta ocasión la artista ha contado con la ayuda de un arquitecto y de hecho entre ambos han surgido ciertas disputas en relación a la propiedad de los planos de esta «casa fantasma» que está «ubicada» en Marte.

Mars House
Mars House de Krista Kim. /Foto: Krista Kim

La vivienda de vidrio con luz neón se puso a la venta en SuperRare la semana pasada y se vendió a la fundación Art on the Internet por 288 monedas Ethereum que valían 514.000 dólares en el momento en el que se hizo la venta. Krista Kim ha asegurado que las ganancias obtenidas se donarán en su mayoría a la Fundación Continuum.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Krista Kim (@krista.kim)

Se desconoce la identidad del comprador de la vivienda pero no nos cabe la menor duda de que esto es solo el principio de una nueva realidad pues por ejemplo, la cantante Grimes, novia de Elon Musk, responsable de Tesla y SpaceX, ganó casi 4,3 millones millones de libras en 20 minutos vendiendo arte criptográfico digital. Casi nada, ¿verdad? El mundo está cambiando a pasos agigantados y merece la pena pararse a contemplarlo.

Mars House
Mars House