Los palos de golf más exclusivos del momento

El actor Dick Powell rodeado de palos de golf/Foto: Getty
El actor y cantante Dick Powell rodeado de palos de golf/Foto: Getty

Seis siglos han podido pasar (si no más) desde que se jugó al golf por primera vez. Existen varias teorías sobre el origen de este deporte:

Valentine Edward Charles Browne jugando al gold en 1914./Foto: Getty
Valentine Edward Charles Browne jugando al gold en 1914./Foto: Getty
  • Unos dicen que surgió en Escocia a principios del siglo XV.
  • Otros señalan que fue en Países Bajos porque la palabra “kolf” significa “palo”.
  • Otros aseguran que nació en la Antigua Roma porque los romanos ya jugaban con un palo curvo y una pelota hecha de plumas.

    En la imagen, miembros de las sociedades de golf de Oxford y Cambridge en 1923. /Foto: Getty
    En la imagen, miembros de las sociedades de golf de Oxford y Cambridge en 1923. /Foto: Getty

Sea como fuera sí se tiene la certeza de que el golf alcanzó su auge en el primero de esos lugares, Escocia. En 1600 aproximadamente fue cuando el deporte se popularizó en Londres. Llama la atención que se practicase ¡en el corazón de las ciudades! Cuentan que las autoridades tuvieron que intervenir para que el golf se empezase a jugar en los enormes campos en que se juega hoy día. Hasta entonces… ¡cuántos cristales rotos! ¡Mamma mía! Fue en siglo XVIII cuando surgieron las primeras asociaciones de golf y en 1891 cuando, por fin, el deporte llegó a España, concretamente a Gran Canaria.

July 1928: Golfers J.L Bradley y L.H Willet en el club de golf de Buckinghamshire. /Foto: Getty
July 1928: Golfers J.L Bradley y L.H Willet en el club de golf de Buckinghamshire. /Foto: Getty

Aunque la técnica de los golfistas y el acondicionamiento de los campos hayan mejorado, llama la atención que no son los palos más ligeros los que alcanzan en nuestros días astronómicos precios. Como ocurre con algunas joyas, motocicletas o raquetas, los palos de golf más valorados son los de coleccionista. ¡Y alguno sigue jugando con ellos todavía! A continuación te hablamos de los tres palos de golf más caros del momento.

Andrew Dickson Long Nosed Putter

Este palo del año 1700 es el modelo más caro que se haya vendido hasta la fecha. 181.000 dólares se pagaron por él en la subasta de Sotheby’s. Pero ¿qué lo hace especial? Resulta que en el mango lleva grabadas las iniciales del fabricante, A.D. junto con el sello del dueño posterior James McCaul, así como las iniciales del que posiblemente fue su propietario original J.J. Es rígido y firme. Como indica una etiqueta que aún se conserva, en 1901 este palo fue expuesto en la prestigiosa exposición Internacional de Glasgow (GIE). ¡Una auténtica pieza de coleccionista!

Andrew Dickson Long Nosed Putter. /Foto: Pinterest
Andrew Dickson Long Nosed Putter. /Foto: Pinterest

Barth & Sons Golden Putter First Lady

Hablamos de la edición especial de un palo de golf alemán recubierto con oro de 24 quilates y fabricado en madera de cerezo de gran calidad. Hay de este palo dos versiones pero la más cara, valorada en unos 150.000 dólares, es la que incluye diamantes incrustados. ¡Casi nada!

Barth & Sons Golden Putter First Lady. /Foto: Pinterest
Barth & Sons Golden Putter First Lady. /Foto: Pinterest

Five Star Golf Clubs

Honna, con más de 50 años de vida, es una de las compañías fabricantes más prestigiosas de la industria del golf por eso no nos choca que uno de sus palos se encuentre entre los tres más caros del mundo. Hablamos del Five Star Golf Clubs fabricado artesanalmente en platino y chapado de oro de 24 quilates, materiales. ¿El precio justo? 76.000 dólares.

Five Star Golf Clubs. /Foto: Pinterest
Five Star Golf Clubs. /Foto: Pinterest

Si te taparan las etiquetas y no te contasen la historia de cada uno de estos palos de golf, ¿con cuál te quedarías? ¿Y tus amigos y familiares? ¿Acertarían con el precio justo? ¡Haz la prueba!