Marta Hernández-Gil, cantautora del arte topográfico e impresionista

Marta Hernández- Gil
La artista Marta Hernández- Gil. /Foto: Marta Hernández- Gil

Si tuviéramos que definir de alguna manera a Marta Hernández-Gil diríamos que es una maga del arte. Una hechicera. A pesar de hacer bajo pedido actualmente gran parte de sus cuadros, sabe cómo llevar nuestros sentimientos a su terreno y hacer que simpaticemos con su manera de ver el mundo. De contemplar la naturaleza.

Su carrera no es muy extensa. Es una joven promesa. Sin embargo, la manera en la que contempla y refleja la naturaleza en sus obras, que se explica por el amor que siente hacia la tierra castellana en la que se crió, no tiene parangón. En manos de Marta, prima de la modelo Eugenia Silva, los pinceles bailan. Lo hacen, según nos cuenta, al ritmo de las melodías de Andrés Suárez. Y es que, de alguna manera, Marta es una cantautora del arte que nos hace soñar con las perspectivas cenitales de la topografía de nuestro país y vibrar con sus líneas y formas impresionistas. Hemos tenido el lujo de hablar con ella. De conocerla un poquito más. Con su mirada serena, su amabilidad, su sonrisa y su calidez, Marta Hernández-Gil ha terminado de cautivarnos. Reproduce Si la veis del mencionado artista mientras lees esta entrevista.

Pregunta: ¿Cuándo empezaste a pintar y por qué?

Respuesta: Siempre me ha gustado la pintura, pero empecé a dar clases hace poco más de tres años con una de mis mejores amigas y, desde entonces, ¡no he parado!

«Soy una loca de la personalización, de darle un sentido especial a las cosas que tenemos».

P: ¿Podríamos decir que tus cuadros parecen abstractos pero son más bien topográficos? 

R: Realmente no todos lo son. Yo empecé pintando manchas y líneas, jugando más con las técnicas que con las formas, pero soy una loca de la personalización, de darle un sentido especial a las cosas que tenemos, hacer que nos definan, y creo que en un cuadro este aspecto es muy importante. Darle significado a un elemento que va a formar parte de nuestro día a día en casa, hacer que nos recuerde algo que para nosotros es importante (un lugar, un recuerdo, una experiencia) me parece algo muy bonito.

P: ¿Siempre has pintado cuadros de este estilo?

R: Sí. Hasta ahora, siempre he utilizado como base de los cuadros la idea del desgaste y las texturas que recuerdan a la naturaleza. 

P: ¿Conservas tu primer cuadro?

R: Sí, lo conservo, a pesar de que tengo cierta tendencia a cambiar todos los cuadros que me quedo para mí, ese intento no tocarlo, porque me hace ilusión que se mantenga como lo hice en su día, y me hace ver la evolución de estos años.

P: ¿Qué es más complicado: enfrentarse al lienzo en blanco o decidir cuándo terminar?

R: Para mí siempre decidir cuándo parar. Y es algo en lo que mi profesora insistió mucho en su día, la importancia de saber parar.

P: ¿Con qué paleta de color te gusta trabajar?

R: Tonos blancos, terracota, verdes y negros.

«Me encanta usar arenas de mis viajes, tierra y arcillas que cojo en el campo con mi padre».

P: ¿Qué materiales utilizas?

R: Intento dar importancia en mis cuadros a los elementos naturales. De hecho, me encanta usar arenas de mis viajes, tierra y arcillas que cojo en el campo con mi padre. Pequeñas piedrecitas etc.

P: ¿Qué esperas que sienta una persona que cuelga en su casa uno de tus cuadros?

R: Me gustaría que le ayudara a hacer de su casa un refugio de paz, que al final es lo que todos buscamos conseguir.

P: ¿Cómo es tu proceso de creación?

R: Está muy marcado por mi personalidad, porque soy muy impulsiva y me lanzo a hacer todo lo que se me pasa por la cabeza, pero cuando se trata de encargos el proceso es mucho más lento. Me gusta hacer bocetos para visualizar cómo quedará el resultado final y probar colores. En cualquier caso, cuando trabajo con texturas el proceso siempre es más lento porque dependes de los tiempos de secado, igual que cuando trabajo con óleo.  

P: ¿Qué cosas son las que más te inspiran? 

R: Detalles de la naturaleza. Las marcas de la erosión en las rocas, el desgaste en las paredes, las maderas antiguas, los hierros oxidados. El efecto del paso del tiempo en las cosas es algo que me llama la atención, me apasiona y me inspira. Además, soy una loca del cielo (la luna, las estrellas) y del agua.

P: ¿Qué hay que tener para dedicarse al arte?

R: Creo que cuando te tienes que dedicar al arte no puedes evitar hacerlo. Porque tarde o temprano te sale. Por supuesto, como todo en la vida, hay que trabajarlo, pero creo que es una cualidad intrínseca que es difícil frenar y que define y llena a la persona, así que supongo que solo hay que tener determinación para reconocer esa pasión y luchar por ella.

P: ¿Es el arte tu profesión? ¿Te dedicarías a esto toda la vida?

R: ¡Para nada! Trabajo en Marketing,Comunicación y RSC para una empresa de logística y transporte marítimo que se llama Ership. Y antes estuve 8 años en el mismo departamento de una plataforma de fondos de inversión. Es una actividad que me encanta y de la que disfruto mucho, tanto desde el punto de vista creativo, como desde el punto de vista social. Soy una persona muy abierta y disfruto del contacto con la gente, así que tengo la suerte de tener un trabajo que me gusta y una afición que me llena.

P: ¿Cuántos cuadros has hecho hasta la fecha?

R: No llevo la cuenta. Sobre todo de los que no son encargos. Muchas veces estoy en el campo o en Cáceres y me encuentro lienzos de los que no me acordaba.

P: ¿Trabajas bajo pedido?

R: Sí, por falta de tiempo ahora mismo son todo encargos. Pero es muy posible que dentro de poco limite bastante los encargos personalizados para pintar series con un poco más de libertad.

P: ¿Cuánto tiempo tarda Marta Hernández-Gil en hacer un cuadro?

R: Depende muchísimo del cuadro, formato, tamaño, técnicas que utilice… Hay cuadros que en dos días están listos y otros que tardo meses en terminar.

P: ¿Pintas con música? Si es así, ¿qué escuchas?

R: ¡Sí rotundo! Siempre. Cualquiera que me conozca sabe que estoy prácticamente siempre escuchando a Andrés Suárez. Pero también me encantan Sabina, Serrat, Pablo Milanés, Alejandro Sanz, Leonardo Favio, Mark Knopfler, Ed Sheeran, Leiva, Julio Iglesias, Vanesa Martín. Me apasiona el flamenco y la música clásica. Como puedes comprobar es una mezcla un poco rara, pero depende mucho del momento!

«Pinto mucho en Cáceres y en el campo, en lugares con luz y paredes blancas, botes de pintura por todos lados y plantas».

P: ¿Cómo es el taller de Marta Hernández-Gil?

R: He estado años pintando en casa, en un cuarto que me dejaron utilizar mis padres. Después alquilé un local, pero sigo pintando en casa porque estoy más a gusto. Pinto mucho en Cáceres y en el campo, en lugares con luz y paredes blancas, botes de pintura por todos lados y plantas.

P: ¿Cuál es para ti el mejor lugar para colgar uno de tus cuadros?

R: Diría que cerca de una ventana o un sitio con mucha luz natural y paredes blancas.

P: ¿Para cuándo una exposición de Marta Hernández-Gil?

R: Este es mi siguiente proyecto. Llevaba tiempo con la idea en mente, pero la situación ha hecho que todo se retrase. Ya está en marcha, pendiente de confirmar fecha y lo haré junto con un amigo pintor que os recomiendo, se llama Juan Serra (@Colorfield). Es algo que nos ilusiona a los dos y estamos disfrutando muchísimo con los preparativos, espero poder dar una fecha muy pronto!

P: ¿Cómo podemos contactar contigo?

R: Podemos hablar por Instagram (@mhgcuadros), email ([email protected]) o por teléfono y dentro de muy poco a través de la web, que estoy a punto de lanzarla.