Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

Lo de Pepe Cobo parece ser cosa, de otro mundo. Aunque no le guste autodenominarse como un mecenas sabe en el fondo, que lo es. El amor de este sevillano por el arte traspasa fronteras. Y es que él no lo entiende de otra manera: el arte no sabe de banderas o situaciones geográficas. Es de todos y para todos y da igual su procedencia si la pieza es buena e inspiradora. Asesor de arte, galerista reputado y creador, nos asegura que el su trabajo le ha servido para ser «mejor persona» y sobre todo, le ha hecho ser más libre.

A COOL nos recibe en su exposición personal situada en un amplio espacio en el corazón de la zona de Las Salesas en Madrid , de la que se podrá disfrutar hasta el día 15 de mayo. Amable, educado, galante y encantador a partes iguales, Pepe Cobo es de esas personas de las que uno sabe desde la primera toma de contacto, que va a enriquecernos con todo lo que tiene para contar y enseñar.

Cobo, que nació en la bella Sevilla, estudió psicología y eso, al final es algo que le ha acabado ayudando de manera inevitable en el mundo del arte. Asesor de arte durante años, su viaje a la capital de Perú le hizo dar un paso más en su exitosa carrera: ser él, el creador, y no de cualquier tipo de piezas. Obras con alma hecha bajo su tutela por presos de las crudas cárceles peruanas.

Se sienta rodeado de sus obras multicolores y hace bromas con un humor andaluz formidable, nos recita y nos sonríe. Entrevistarle es un disfrute para los sentidos porque su elegancia, -que a la vista salta con su pañuelo delator de vibrante fucsia- trasciende los estético.

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

Su ‘Máquina Española’

«Siendo dos columnas desiguales, aunque en grandeza notales, fácil se conjetura que solo una soportará el peso de la máquina española», Francisco de Quevedo.

‘La Máquina Española’ es el nombre de su primera galería. La inauguraba en 1984 con un cometido claro: impulsar el arte libre y sin fronteras. «Era un proyecto de artistas muy jóvenes y muy interesantes», creativos que querían en tiempos de gran defensa de las que por aquel entonces eran las jóvenes autonomías españolas, romper moldes y «romper el mito de la barrera de lo nacional o de lo local». Porque, como a Cobo le gusta afirmar, el arte «no tiene fronteras».

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

 

Sus labores destacadas como asesor de arte 

Pepe Cobo&Foto: COOL The Lifestyle
Pepe Cobo&Foto: COOL The Lifestyle

«Siempre he hecho labores, paralelamente con el resto de proyectos de galerías, siempre he dedicado una parte a hacer asesoría de grandes colecciones y a grandes empresas», nos explica. Porque Pepe Cobo es además asesor de importantes colecciones privadas y empresariales, como la Colección ACS, la Colección Bergé y la Colección MP, habiendo realizado también el asesoramiento de la instalación de obras específicamente diseñadas para Torre Espacio (OHL), en el año 2008-2009, así como el asesoramiento de la Colección HL1.

Una profesional excelente que nos asegura que siempre ha intentando primar «lo transgresor y lo que transmite».  Hacer cosas «sin buscar beneficio alguno pero bueno, al fin y al cabo los artistas viven de lo que venden y la responsabilidad estaba en mí», señala con rotundidad.

Hacer ‘las Américas’

Perú, y más concretamente Lima, ha sido todo un reto para Pepe Cobo, que supone -en su larga experiencia de casi 30 años en el mundo del mercado internacional- introducir, aportar y abrir a este país -un lugar de tanta historia y tradiciones, en un momento de visibilidad hacia afuera- dicha experiencia, el arte y los artistas del mundo, así como asesorar e iniciar colecciones de arte contemporáneo a grandes empresas. Así, abre su última Galería pepe cobo y cia en la capital peruana.

Todo ello se materializa creando exposiciones que van a estar basadas en un título o tema, como la primera -inaugurada el día 21 de noviembre de 2013- con el título «Siluetas y retratos de mujer», con artistas como Picasso, Picabia, Polke, Ruscha, Saura, Balkenhol, Sandra Gamarra o Pepe Espaliú.

 

‘Flores de Ayacucho, Cantón y Lurigancho’

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

«De ser galerista y asesor, o sea, estar en la parte de la gestión a pasar a crear obras fue un paso pudoroso para mí», nos dice de antemano antes de ponernos en materia. Pero nadie puede negar que consiguió elevar la artesanía peruana a otro estadio.

A su llegada a Perú se toparía de frente con el mestizaje y empezaría a enlazar tradiciones, una de ellas, muy habitual en su familia: los mantones de Manila cuyos diseños notó que estaban también presentes en la artesanía popular peruana.

Así llegó ‘Flores de Ayacucho, Cantón y Lurigancho’, cuadros coloristas hechos por presos de una de las cárceles más duras del país andino. «El proceso de creación con los internos era el siguiente: yo hice fotos de mantones antiguos de mi familia y con esos motivos se los llevaba a los presos para que ellos los plasmaran«.

«Con esos bocetos, yo les llevaba el soporte, de yute y lanas de colores muy típicos en su cultura andina». Con eso, el reconocido galerista les guiaba en la creación de estos paisajes inventados multicolor que además, notan de manera inevitable las tensiones que sufrían aquellas personas faltas de libertad.

«Ellos estaban encantados porque además, las horas de trabajo les servían para liberar días de condena», cuenta orgulloso. «Fue una experiencia grandiosa pero también cruda y dolorosa».

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

 

‘Dos Clausuras’

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

Sus vivencias en la cárcel de hombres marcarían sus próximos pasos artísticos. Su próxima parada, tras esta toma de contacto fue una prisión femenina…y el hilo conductor, un convento de clausura en su Sevilla natal.

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

Cobo asegura a esta revista que el proyecto ‘Dos clausuras’ fue un proyecto muy fuerte como artista.  Yo nací en nací en Sevilla en una zona en la que vivíamos rodeados de conventos de clausura y estando en Lima, pasando por mi otro proyecto mucho tiempo en el cárcel, se me ocurrió ‘Dos Clausuras’ que mezcla a mujeres presas de la prisión más dura de Perú y monjas de clausura de mi ciudad». «Es una serie de la que yo estoy muy satisfecho. Fue muy enriquecedor porque yo trabajé tanto con las internas de la cárcel como con las monjas de clausura. Conseguí que bordaran todos sus sentimientos en las telas».

Pepe Cobo, el mecenas sevillano del arte «sin fronteras»

Dueño de una sensibilidad extraordinaria, el arte corre por sus venas y la empatía que profesa por el prójimo le hace tremendamente humano y consigue que sus obras, las de sus propias colecciones transmitan esas experiencias de vida de un valor, incalculable. No importa el soporte que utilice, sus creaciones y su labor como asesor, siempre brilla con luz propia.