El agua alcalina más cara del mundo

En la imagen, varias botellas del agua alcalina más cara del mundo. /Foto: Getty
En la imagen, varias botellas del agua alcalina más cara del mundo. /Foto: Getty

Se ha puesto de moda. Influencers como Paula Ordovás han hablado en Instagram en repetidas ocasiones de los múltiples beneficios del agua alcalina. Entre otras cosas, nos ayuda a eliminar desechos y a neutralizar los niveles de acidez de  nuestro organismo previniendo por lo tanto cantidad de enfermedades y combatiendo posibles problemas de reflujo gástrico. Sin embargo, el agua que la también empresaria dice consumir por ejemplo antes, durante y después de la práctica de ejercicio físico, es sin duda más barata que la que beben, por ejemplo, Paris Hilton Mariah Carey o Shaquille O’Neal .

En la imagen, una de las botellas de Bling H2O. /Foto: Cortesía de la marca.
En la imagen, una de las botellas de Bling H2O. /Foto: Cortesía de la marca.

Valorada en 2700 dólares, el agua alcalina embotellada The Ten Thousand es una de las más caras del mundo. Se trata de uno de los modelos de la firma Bling H2O, una empresa fundada por el productor de Hollywood Kevin G. Boid.

Todo sea dicho, tiene también otras aguas alcalinas más económicas al alcance del consumidor. De hecho, en su página web la más barata tiene un precio de 38,98 dólares. El contenido de una y otra es el mismo. Hablamos de un agua que se extrae directamente de los manantiales subterráneos de flujo libre de la centenaria montaña Palomar en el condado de San Diego, al sur de California. Se transporta en cisternas de acero inoxidable y se embotella si someterla a ningún cambio o alteración. Pero entonces, ¿qué explica la diferencia abismal que existe entre unas botellas y otras de la misma marca? Precisamente eso:la botella.

En la imagen, la botella The Ten Thousand de The Bling H2O. /Foto: Cortesía de la marca.
En la imagen, la botella The Ten Thousand de The Bling H2O. /Foto: Cortesía de la marca.

El modelo The Ten Thousand de Bling H2O se solicita por medio de la página web de la firma porque cada botella se hace a medida y por encargo. Lleva más de 10 mil cristales de Swarovski aplicados a mano y su disposición se puede personalizar. Además se les puede dar a los cristales el color que el cliente desee. ¿Se puede pedir más? Bling H2O es el máximo exponente de la exclusividad. En Estados Unidos y Francia el agua se ha convertido ya en tendencia y todo apunta a que poco tardará en hacerlo también en nuestro país. No nos parecerá extraño encontrar en un restaurante una carta de aguas como encontramos una de vinos o cócteles. ¡Bravo!