Cambiar de profesión y lograr el éxito, ellos lo hicieron y triunfaron

Victoria Beckham y otros famosos que cambiaron de profesión con éxito.
Victoria Beckham/Foto:Getty Images.

Imaginar darle un giro al rumbo de tu carrera suele generar, cuanto menos, cierto vértigo. No obstante, cambiar de profesión puede presentarse como un apasionante reto. Especialmente ante un mercado cuyas demandas y oportunidades son cada vez más cambiantes. En busca de motivación para salir de la zona de confort, hoy nos detenemos en esas celebrities que decidieron dar un salto a otro trabajo y lograr el éxito.

No te imaginas a lo que se dedicaba Brad Pitt antes de ser uno de los actores más deseados de Hollywood, ahora pensando en dejar la interpretación por un nuevo y prometedor negocio. Son muchos las celebrities que han decidido cambiar de profesión. En ocasiones, contra todo pronóstico. Si crees que a tu vida profesional le falta algo, estas seis historias van a inspirarte.

Ashton Kutcher

Cambiar de profesión: Ashton Kutcher y otros famosos que lo lograron con éxito.
El actor y empresario Ashton Kutcher/Foto:Getty Images.

No siempre tuvo claro que quería dedicarse al cine. Estudió Bioquímica en la Universidad de Iowa, aunque sus primeros trabajos fueron como modelo. Posteriormente daría el salto a la interpretación protagonizando grandes éxitos de taquilla como Colega, ¿dónde está mi coche? o El efecto mariposa. “Una de las historias más increíbles del panorama financiero actual”, así se refería a Ashton Kutcher la revista Forbes en 2016. Año en el que el actor había cosechado ingresos multimillonarios lejos de la gran pantalla. Se asoció con el que fuera representante de Madonna, Guy Oseary, para dedicarse al negocio de las inversiones financiando empresas emergentes como Uber, Skype o Spotify con excelentes resultados.

Gwynetg Paltrow

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gwyneth Paltrow (@gwynethpaltrow) el


La actriz, que en 1999 consiguió el Oscar por su papel en Shakespeare in Love, no ha dejado la interpretación pero ha sabido compaginar esta faceta con la de empresaria. Lo que comenzó siendo una simple newsletter sobre consejos y hábitos de vida ha mutado en un verdadero imperio llamado Goop. En este fructífero e-commerce, que ya cuenta con tiendas físicas, Paltrow vende a nivel internacional artículos para el hogar, cosmética, juguetes sexuales o líneas de moda. Según The New York Times la empresa está valorada en 250 millones de dólares. Hasta Netflix le ha dedicado un documental, The Goop Lab. Muchos de los lanzamientos han estado rodeados de polémica, solo ella podría crear unas velas en cuya descripción aseguraba: “huelen como mi vagina”. Se agotaron en tiempo récord, demostrando que la controversia puede ser una buena herramienta de marketing.

Victoria Beckham

Cambiar de profesión y lograr el éxito, ellos lo hicieron y triunfaron
Victoria Beckham/Foto:Getty Images.

De ser una de las integrantes de las Spice Girls (quizás la que menos destacaba) a crear una de las marcas más reconocidas. Podemos decir que Victoria Beckham sabe bien lo que es reinventarse. Con cierto recelo inicial por parte de la industria, la británica ha logrado hacerse un hueco en el mundo de la moda llegando a ser una de las creadoras más respetadas a nivel internacional. En el 2011 fue galardonada en los British Fashion Awards, algo así como los Oscar de la moda, y las mujeres más estilosas, de Olivia Palermo a Meghan Markle, forman parte de su selecta clientela. En el 2019 se aventuró en un nuevo y lucrativo negocio creando su propia línea cosmética.

Kanye West

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el


Cantante, diseñador, empresario y no descarta pasarse a político. Parece que a Kanye West no le va eso de tener un trabajo único y estable. Lo cierto es que en todos los ámbitos el marido de Kim Kardashian ha sabido dar lo mejor de sí. Tras matricularse en la Academia de Arte, Diseño y Tecnología de Chicago abandonó los estudios a los 20 años para dedicarse a la música. En 2013 su álbum Yeezus fue número 1 en medio mundo. Posteriormente se lanzaría al mundo del diseño de moda con Yeezy. Prueba de su potencial, la marca creó un conflicto entre Nike y Adidas al disputarse su colaboración, y sus diseños siguen generando gran expectación y listas de espera. Pero lo de crear su propia línea no fue el típico capricho de estrella, en 2009 el propio West estuvo ya trabajando de prácticas en Fendi tras haber ganado una beca. Actualmente su marca factura una media de 1.500 millones de dólares al año, cuantiosa suma que le ha hecho dejar las actuaciones musicales en un segundo plano.

Brad Pitt

Cambiar de profesión y lograr el éxito, ellos lo hicieron y triunfaron
Brad Pitt/Foto:Getty Images.

Iba para periodista– llegó, incluso, a matricularse en la Universidad de Columbia- pero le tentó lo de ser actor y decidió poner rumbo a Hollywood. No fue llegar y triunfar. Antes de tocar el cielo en la meca del cine Brad Pitt ejerció durante un tiempo de chófer de limusinas. El resto es historia. No obstante, ha dado pistas sobre su nuevo rumbo confesando -lo sentimos por su elenco de fans- la intención de ir dejando paulatinamente la interpretación para dedicarse a la que es su nueva ilusión, la producción. En 2016 fundó la productora Plan B Entretaiment la cual ha respaldado títulos de culto como Infiltrados o Moonligh.

Jessica Alba 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jessica Alba (@jessicaalba) el


Con pocos papeles protagonistas y escasas alabanzas hacia sus interpretaciones Jessica Alba decidió pasar de la “chica guapa” de la película a empresaria multimillonaria. En 2015 posaba con una sonrisa triunfal en la portada de Forbes. El eslogan “Las mujeres más ricas de América, hechas a sí mismas” resumía su cambio de rumbo. En 2011 creó de Honest Company, una empresa dedicada a la venta de productos orgánicos de belleza, para bebés o embarazadas.