La historia de los macaron: desde una boda real hasta hoy

Macarons. /Foto: Pexels
Macarons. /Foto: Pexels

Los macaron, o galletas de colores, son conocidos en el mundo entero. Son las famosas cookies francesas de merengue y almendra, crujientes por fuera y suaves y cremosas por dentro. Pueden tener mil y un colores y sabores distintos, desde chocolate negro a limón.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels
Suelen ser conocidas como galletas francesas, pero en realidad su origen es italiano. Lo único que comparten con Francia es su historia. Y es que los macaron eran las golosinas de la nobleza. Por ejemplo, formaron parte, a parte de en muchos otros eventos sociales, en el banquete de boda de Luis XIV y María Teresa de Austria y Borbón, infanta de España en 1660.
Por el Día Internacional de los macaron, hoy en COOL te vamos a contar su sorprendente historia.

¿Qué son los macarons?

Me cuesta pensar que alguien no supiese lo que son los macaron, pero más vale prevenir que curar. Los macaron son unas galletas francesas de colores muy chic, que a día de hoy y desde hace años, podemos disfrutar en las mejores pastelerías del mundo. Son típicas en Francia.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels

Su elaboración parece sencilla, pero en realidad es un dulce muy complicado de hacer, cualquier error puede ser fatal. Se elaboran con clara de huevo, almendra molida, azúcar glas, azúcar blanquilla y colorante. Su textura resulta parecida a la del merengue. Finalmente se montan dos capas, las dos mitades que lo componen, y su interior se rellena de cualquier sabor: vainilla, chocolate, pistacho, lo que más te guste, siempre en forma de ganaché. Como ves, parece fácil, pero cogerles el punto es todo un arte.

Historia del macaron

El macaron nace en el siglo XVI, concretamente en Italia. El término proviene de una palabra italiana: maccheroni, lo que antiguamente se llamaba a todo aquel plato de pasta al huevo y más concretamente a un dulce muy parecido al mazapán, elaborado con almendras.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels

La pasta de almendras se introduce en Italia sobre el año 1500 aproximadamente, en ese momento su elaboración era muy sencilla, sin colores, ni sabores tan variados. De Italia viajaron a Francia a través de Catalina de Médicis, italiana de nacimiento.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels

Curiosamente el escritor francés François Rabelais mencionó estos dulces como «pequeños y redondos pasteles de almendra».

La boda real

En el siglo XVII los macaron se fabricaban en Montmorillon, donde se preparaban para eventos sociales, fiestas y acontecimientos. Por ejemplo, para la boda de Luis XVI y para la infanta de España María Teresa de Austria y Borbón. El dulce fue hecho para formar parte de los postres del banquete nupcial.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels

Fue a partir de entonces cuando los macaron se popularizaron y comenzaron a producirse en diferentes lugares de Francia. Su sabor conquistó a los paladares más exquisitos de la aristocracia francesa, convirtiéndose en un dulce de presencia obligatoria en cualquier banquete o evento.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels

Tras la boda de ambos aristócratas, en el palacio de Versalles se comenzaron a servir macaron de la pastelería Dalloyau fundada en 1682. A día de hoy su sede sigue en París y cuenta con alrededor de 30 sucursales en el mundo.

Macarons. /Foto: pexels
Macarons. /Foto: pexels

En ese entonces, y hasta el siglo IX, el macaron se elaboraba de forma sencilla, solo una cara de galleta crujiente. Pero después comenzó a montarse como un sándwich y con una especie de relleno de mermelada.

Louis Ernest Ladurée

Los macaron que conocemos de doble galleta, de colores variados y rellenos, nacen de la receta de Louis Ernest Ladurée. En 1862 fundó la «Maison Ladurée», una pastelería en la Rue Royale de París. Los macaron de pétalo de rosa, de cassis violeta, de caramelo a la flor de sal o de chocolate son algunas de sus especialidades.