Guía de Madrid de lujo para ser turista en la ciudad

Frank Sinatra y Ava Gardner
En la imagen, Ava Gardner y Frank Sinatra / Foto: Getty Images

Es probable que si planeáramos un viaje a París, Londres o Roma, se nos ocurrirían muchas direcciones donde el lujo predomina por encima de todas las cosas. Pero un Madrid de lujo no es lo primero que se nos viene a la cabeza. Fuera de nuestras fronteras tenemos desde el lujo más clásico de los hoteles de la Place Vendome al Hoxton Hotel, el hotel favorito de los visitantes más cool de la ciudad. Lo mismo ocurre con L’Avenue, uno de esos locales que nos convierte en un turista de lujo en la Ciudad de la Luz. Si hablamos de Londres se nos ocurre Sketch -eso es lujo cool-, o Sushishamba. Y si pensamos en dormir se nos viene The Ritz o The Dochester. Si en cambio pensamos en Roma, direcciones como las suites privadas de Fendi, Mater Terrae, la Terrazza Borromini, Zuma…

Pero, ¿qué pasa si pensamos en Madrid? Nos cuesta más ir a ciertos restaurantes u hoteles cuando estamos en nuestra propia ciudad, pero como hemos dicho alguna vez, qué necesario es sentirse turista de vez en cuando. Madrid es una de esas ciudades que nos permite, gracias a sus diferentes atmósferas, viajar de un lugar a otro aunque solo hayamos cruzado una calle. ¿Cómo sería una guía de Madrid como turistas de lujo? Como si fuéramos Ava Gardner y Frank Sinatra visitando la ciudad… Para sentirte así te dejamos algunas direcciones. Esta es la guía definitiva para disfrutar la capital en versión lujo.

Sacha

Primera parada en el Madrid de lujo. El restaurante Sacha, con apariencia de bistró, es un clásico que lleva más de 45 años de éxito. Un buen sitio para probar por qué Madrid es una gran capital gastronómica. Pegarse un homenaje es un buen souvenir, aunque seamos turistas de nuestra propia ciudad. Sacha es atemporal. Imprescindible su tortilla ‘vaga’, al que le ha hecho homenajes hasta Albert Adrià, sus lentejas, o su falsa lasaña de txangurro y erizo de mar. Esa apariencia de casa de comidas en el que se come de lujo es lo que, sin duda, gusta más de Sacha.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Vila Viniteca (@vilaviniteca)

Horcher

Horcher es otro de los clásicos de la gastronomía madrileña. Lleva más de 77 años ofreciendo recetas con historia. Si uno estuviera de paso por Madrid, ir a Horcher es una buena experiencia. Y sino que se lo digan a Enrique Solís que lo aseguraba en su última entrevista a COOL.  Si estamos de turistas en nuestra ciudad, deberíamos hacer una reserva. Sus platos no necesitan presentación porque ya se conocen aunque no se haya ido. Su goulash de ternera a la húngara, su steak tartar, sus platos de caza como la perdiz asada con uvas en hoja de parra o su stroganoff de corzo… Y de sus postres, un icónico, el bamkuchen con helado de vainilla, salsa de chocolate caliente y chantilly. Imprescindible americana, pero eso ya lo sabemos. Así se disfruta de un Madrid de lujo con el tenedor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Horcher (@restaurantehorcher)

Club Allard (y Le Clab)

El Club Allard, ubicado en la calle Ferraz y con restaurante Michelín en su interior, es uno de esos rincones al que nos gustaría que nos llevaran si estuviéramos en Paris o en Nueva York. Pero en este caso, no hace falta ni salir de la ciudad. Para huir de Madrid, aunque estemos de turistas, podemos comer o cenar en un reservado del secreto mejor guardado del Club Allard: Le Clab. Un espectacular club privado gastronómico en el corazón de Madrid. Imprescindible encargar el menú Kaiseki con la chef Yoko Hasei.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de LeclAb Club (@leclabclub)

Seseña

No es una tienda de lujo, es un lujo de tienda. Un local emblemático al que italianos, franceses o estadounidenses se quedarían fascinados. La capa española es única, es una prenda de lujo que han lucido Hemingway, Luis Buñuel o Picasso. Los tres las compraban aquí. Perderse por su tienda y recordar lo afortunados que somos por tener locales así también es un buen plan si estamos redescubriendo Madrid. Por supuesto, indispensable irse con uno debajo del brazo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Seseña (@capas_sesena)

Saddle

Si uno viene a Madrid como turista de lujo debe reservar mesa en Saddle, el nuevo Jockey -del que visualmente hay poco pero en esencia hay mucho-. El chef Adolfo Santos presenta, en cada estación, una nueva carta que se adapta al producto de temporada. Su propuesta gastronómica mantiene en este caso los guisos y los platos de cuchara con elaboraciones icónicas como los callos, en un claro homenaje a Jockey. Pero hay otros platos que uno debe probar: la anguila ahumada con pencas de acelga y salsa veoluté ibérica al Palo Cortado o los tortelloni de paloma torcaz con consomé de caza, infusión de castañas y angula de monte. Un turista de lujo no puede no reservar aquí. Su barra tiene premio. Además este 2021 se ha estrenado con su primera estrella Michelín.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Saddle (@saddlemadrid)

El SPA del Four Seasons

Es el SPA más grande España y no solo un lujo para nosotros, también un lujo para nuestros sentidos. Un oasis de cuatro plantas en el mejor hotel de la capital en la icónica Plaza de Canalejas. El lugar perfecto para desconectar -que es lo que buscamos cuando somos turistas de nuestra propia ciudad-, en sus camillas Gharieni, sus camillas de tratamiento, en su coqueta piscina cubierta o en su terraza con vistas a Madrid. Nos recomiendan el Masaje Retiro. No puede tener un nombre más castizo. Esto es disfrutar de un Madrid de lujo, ¿no?