Reservar una isla privada es posible en las Islas Secas de Panamá

Casita Tres Palmas / Foto: Islas Secas
Casita Tres Palmas / Foto: Islas Secas

Estamos deseando viajar de nuevo y nos apetece cualquier lugar del mundo,  pero es cierto que muchas veces queremos escondernos en un rincón recóndito. Pasar unos días en un lugar donde nadie sepa dónde estamos, por ejemplo, en una isla privada. Esto es posible en Panamá. Hoy conocemos Islas Secas, en el Parque Nacional Coiba.

14 islas y 24 clientes, esos son los números de este exclusivo hotel panameño. Un archipiélago a 20 millas de la tierra más cercana para disfrutar del silencio y la naturaleza sin que nadie nos moleste. Unas islas de belleza natural en el Pacífico que podrían ser el paraíso en la Tierra. De ellas, el 75% es salvaje y la propiedad funciona con un 100% de energía natural. Si hacemos turismo en Islas Secas estamos realizando turismo exclusivo y sostenible.

Casita Mirador de Islas Secas / Foto: Islas Secas
Casita Mirador de Islas Secas / Foto: Islas Secas

El archipiélago está formado por Isla Cavada, Isla Pargo, Isla Barracuda e Isla Coco, como las islas más grande. Después encontramos islas satélite más pequeñas alrededor, sumando un total de 14. Solo Isla Cavada, la más grande, está desarrollada. El resto son prácticamente vírgenes. En ellas encontramos las casitas, villas de auténtico de lujo de uno y dos dormitorios donde disfrutar de unas vacaciones de ensueño. Villas rodeadas de jardines tropicales, con sus terrazas privadas y unas vistas epatantes.

Pero no solo venimos a descansar, dormir aquí también te da la oportunidad de realizar otras actividades: buceo y esnórquel, un viaje de pesca por el archipiélago de Islas Secas, un almuerzo en nuestra isla privada, tratamientos de spa, caminatas por la naturaleza, observación de aves, deportes acuáticos, kayak… A Panamá se viene a descansar pero también a disfrutar de la naturaleza de este maravilloso país.

Casita Sombras / Foto: Islas Secas
Casita Sombras / Foto: Islas Secas

Las casitas

Primero encontramos las Casitas Carpa, tiendas de auténtico lujo con una gran sala de estar y una impresionante terraza para disfrutar del Pacífico. No solo disfrutamos de las vistas desde la terraza, también desde la bañera. Son tiendas de campaña realizadas en tela natural y caña. Continuamos con la Casita Mirador, una casita de un dormitorio con forma de cabaña, rodeada de vegetación tropical y con el mar de fondo. Tienen vista panorámica a la bahía y una piscina para refrescarse viendo el atardecer.

La Terraza de Islas Secas / Foto: Islas Secas
La Terraza de Islas Secas / Foto: Islas Secas

Seguimos con la Casita Sombras, otra cabaña de madera de lujo con una piscina panorámica y un camino privado a la playa. Una casita en la que casi se toca el mar con dos habitaciones, para que quepan 4 personas. Otra opción es la Casita Tres Palmas, una opción ideal para las familias que se van de vacaciones. Una cabaña de dos habitaciones en plena naturaleza, con piscina, terraza, hamacas… Y finalizamos con la Casita Grande, la cabaña más grande para familias o para grupos de amigos. Son cuatro casitas separadas en las que caben hasta 8 personas, con piscina con vistas al mar, hamacas, y multitud de rincones que invitan a la relajación.

Terraza de la Casita Carpa / Foto: Islas Secas
Terraza de la Casita Carpa / Foto: Islas Secas

El edificio principal

El edificio principal es La Terraza, o lo que ellos denominan como la catedral. El lugar donde disfrutar de las comidas y las cenas. Platos en los que se disfruta de la gastronomía de Panamá con unas vistas inmejorables. Se puede disfrutar de un cóctel, leer un libro en una de las hamacas, jugar a algún juego de mesa, conocer a alguno de los otros huéspedes, disfrutar de un cine bajo las estrellas… Es el lugar de reunión de Islas Secas.

Lugar de la cena / Foto: Islas Secas
Lugar de la cena / Foto: Islas Secas

Respecto a la gastronomía, tiene un papel importante en el hotel y es puramente panameña. Podemos probar algunos platos de la gastronomía local como el ceviche, el pulpo a la parrilla, el pargo entero frito, barbacoas de pescado… Después podemos continuar las comidas o las cenas en Bar Balboa, el Lounge Bar del hotel. Una galería de obras de arte locales donde disfrutar de una buena copa. Y además de todas estas zonas, Islas Secas también cuenta con su propia piscina en La Terraza, una gran piscina panorámica que invita a no hacer absolutamente nada. Si queremos, podemos disfrutar de algunos momentos de conexión con el resto de huéspedes. Si no, podemos disfrutar de nuestras vacaciones en una isla privada. ¿Cuándo nos vamos a Panamá?

El lounge bar de Islas Secas / Foto: Islas Secas
El lounge bar de Islas Secas / Foto: Islas Secas