Álvaro Poyato: «No vestimos ni la mitad de bien de lo que lo hacíamos antes»

El diseñador Álvaro Poyato / Foto: @alpoydel
El diseñador Álvaro Poyato / Foto: @alpoydel

El diseñador Álvaro Poyato es uno de esos creadores que viste a las invitadas con nadie. Sus Mujeres Poydel son mujeres virales, chicas con personalidad que sacan lo mejor de sí mismas gracias a las creaciones de Álvaro. ¿Una de ellas? Margarita Ruyra de Andrade, una de las creadoras de Es Fascinante, y madre de Valentina Zuloaga. No le robó protagonismo a su hija, pero se convirtió en la invitada más elegante de las bodas de todos esos meses. ¿Por qué? Solo hay que buscar el vestido en las redes sociales.

Por sus siluetas originales, por el uso de tejidos de ensueño, por los volúmenes y por la elegancia que destilan sus looks, Poydel es mucho más que una firma que hace diseños a medida. Poydel es un universo de estilo y distinción en el que queremos entrar.

Los inicios

¿Cómo nació Poydel?

Los comienzos de Poydel se remontan a mi época universitaria, pero fue en 2013 cuando Poydel nació de manera oficial, momento en el que comencé a realizar mis primeros encargos.

Poydel nació cuando mis primas y una amiga pidió que les hiciera un traje para una boda. Al principio comenzó como un juego, pero debido a la cantidad de encargos que iba recibiendo, todo iba en aumento y decidí que tenía que crear mi propia marca. Muchas veces uno no se atreve a lanzarse así de primeras… Así que compaginé mi trabajo como diseñador de accesorios para una multinacional de lujo con Poydel. Ambos trabajos estaban relacionados con el diseño, pero eran diferentes disciplinas y diferentes maneras de trabajar.

¿Siempre quisiste dedicarte a la moda?

Desde pequeño tuve claro que mi mundo era la moda. Ya fuera más hacia la corriente del estilismo o hacia la del diseño, pero sí, desde luego al mundo de la moda. Tanto a mi madre como a mi padre les ha gustado mucho siempre la moda. Por motivos laborales de mi padre, mi madre tenía que acudir a muchos eventos y fiestas, siempre me gustaba crear los estilismos que ella llevaba. Mi padre era muy bueno escogiendo regalos para mi madre, y siempre le ha gustado mucho este mundo: me compraba el ¡Hola!, me hacía exámenes de las Casas Reales y conocía todos los desfiles de Alta Costura.

Es verdad que hubo una época que me interesaba mucho, y me sigue interesando el mundo de la decoración de interiores. Y por eso, decidí estudiar Diseño, no solo Diseño de Moda, sino Diseño como carrera en general para tener más opciones. El mundo del estilismo siempre me ha gustado mucho… Lo tenía muy claro.

¿Cuál ha sido tu trayectoria en la industria de la moda? Diseñaste los bolsos más bonitos de dos conocidas firmas de moda antes de vestir a las invitadas más elegantes…

Mi trayectoria en el mundo de la moda ha tocado todos los palos. He trabajado en multinacionales del sector del lujo: Carolina Herrera, Adolfo Domínguez y Purificación García. Pero también al otro lado, en el taller de prendas a medida. Lo bueno de tocar las dos vertientes es que he podido ver las dos maneras de trabajar un producto. Ambas trayectorias me han permitido trabajar en diferentes campos. He sido durante años diseñador de bolsos, pero también de prendas.

Durante una época pude compaginar ambos mundos. Hasta que llegó un momento en el que el número de encargos por parte de mis clientas era tan grande que ya no podía compaginarlo.

Así es Poydel

¿Cuál es la esencia de Poydel? ¿Cómo describirías tu marca?

La esencia de Poydel son las siluetas y los tejidos. Son dos palabras que identifican mucho mi mundo. Mi marca la considero elegante y clásica a la par que juvenil y fresca. Creo que tengo las dos vertientes: ese punto clásico mezclado con un punto de frescura.

Lo que más intento que identifique a la firma es la palabra estilosa. La mujer Poydel es una mujer estilosa.

¿Cuál es la prenda estrella?

La prenda estrella de Poydel, sin duda, es el vestido.

¿Siempre quisiste vestir a invitadas y a novias o surgió al hacer diseños a medida?

Empecé haciendo invitadas y de ahí me llevó a madrina y madre de la novia y de ahí a novia. Siempre me he movido en ese tipo de prendas para boda.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de POYDEL (@alpoydel)

¿A quién te gustaría vestir?

Me encantaría vestir a Carlota de Mónaco, a Carolina de Mónaco, Viviana Volpicella, Laura Ponte…

¿Quién representa la mujer Poydel?

Sin duda, la mujer Poydel es una mujer estilosa. Que dentro de su estilo busca ir un poco diferente pero sin perder ese tipo de elegancia. La palabra «estilosa» es la que más repito siempre.

¿Quién va a visitarte a tu taller tiene una idea fija o se dejan guiar por tu imaginación y tu estilo?

Hay de todo. Pero sin lugar a dudas, lo que más disfruto es lo segundo. Hay clientas que se dejan asesorar 100% y hay otras que llevan un poco su idea… Yo desde esa idea le genero la nueva idea basada en Poydel. Sin embargo, aunque vayan con una idea, en muchas ocasiones acabo llevándolas a mi terreno.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de POYDEL (@alpoydel)

 

Además de crear el diseño, creas el look entero… ¿Son importantes los accesorios con los que acompañas un vestido?

Los accesorios son lo más importante. Otra manía de la marca es preocuparse hasta el último accesorio del look. Un accesorio puede cargarse un vestido, y por eso me gusta tenerlo controlado y dar mi punto de vista.

La reinvención

El 2020 nos ha dejado sin eventos… ¿Se ha reinventado Poydel?

Sí, totalmente. Es verdad que mi cabeza no descansa nunca, por eso la renovación de Poydel es constante. He querido compartir esa visión de cómo dar un segundo uso a prendas más vestidas, he intentado hacer vestidos sin tantas pruebas. Y sobre todo, he lanzado mi propia web con e-commerce. Y además, he colaborado con una marca de colgantes de móviles para hacer mi propia colección.

En Poydel podemos ver multitud de siluetas -las oversized tipo saco ya son marca de casa- pero siempre se palpa esa esencia por la elección de tejidos y telas especiales… ¿Es más importante el diseño o la tela? ¿Surge primero el diseño y luego se elige la tela o es al revés?

Sí, los oversized son ya una pieza icónica de la casa. En este caso la elección del tejido es lo más importante. Es más relevante el tejido que el diseño porque muchas veces el tejido es el que te guía al diseño. Así que creo que a veces, el tejido hace que se te ocurra el diseño antes que lo contrario.

¿Cuál es tu diseño favorito de todos los que has hecho?

No podría elegir un diseño como favorito. Es verdad que al final te acaban gustando todos al máximo, pero no podría decir uno exacto. Disfruto mucho con el diseño a medida, creas un vínculo con cada clienta, haces que cada una se sienta especial y diferente, le dedicas su tiempo en cada prueba y eso me gusta. La atención personalizada es otra característica de Poydel. Intentamos que cada vestido lleve el nombre de su clienta.

Hay algunos que destacan mucho y durante un tiempo están muy presentes en la firma. Por ejemplo, una invitada con un vestido corto de lunares y un maxi lazo, uno que hice con rafia y tul y una camiseta de tul debajo, la última novia del pantalón es un boom en estos momentos… Es verdad que no te puedes quedar con solo uno, pero con algunos te encariñas durante un tiempo.

La inspiración

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de POYDEL (@alpoydel)

¿Qué diseñadores te inspiran?

Soy muy de los diseñadores de antes, los de la vieja escuela. Me inspira Balenciaga, Valentino, Celine, Loewe, Marni, algunas prendas de Dior… También algunas marcas más actuales que me inspiran más como ideas de looks.

¿Cómo es una jornada tuya de trabajo?

Cada día es una historia nueva. Al ser prendas a medida mediante citas, hay días que las citas son por la mañana, otras veces por la tarde… Y en los huecos están las visitas al proveedor, visitas para ver tejidos, mañanas para shopping y ver qué hay por la calle. No se repite lo mismo todos los días, ni todas las semanas. Cada semana es diferente.

Tus diseños podrían ser llevados por mujeres como Jackie Kennedy, Audrey Hepburn… ¿Vestimos ahora peor que antes?

Sí, rotundamente sí. Muchísimo peor, no vestimos ni la mitad de bien que se vestía antes. Solo entendemos de comodidad, que es nuestra palabra favorita. No se viste con el gusto y tacto con el que se vestía antes.

¿Próximos proyectos de Poydel?

Este verano llegan multitud de colaboraciones super interesantes e ideales con grandes artistas y diseñadores.

¿Cómo te ves dentro de 10 años?

Me veo igual que ahora. El objetivo de la marca no es tener 10 tiendas, es seguir con mis clientas, y combinarlo con sacar colecciones. Ese es el fin de mi firma: seguir en el mundo de la moda y seguir dando productos nuevos a las mujeres Poydel.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de POYDEL (@alpoydel)