Así ha cambiado el anillo de compromiso, la joya más especial del joyero

Anillo solitario
En la imagen, anillo solitario de Suarez / Foto: Suarez

El anillo de compromiso es, junto a las alianzas, la joya más especial de todas. No solo simboliza ese momento romántico en el que decides dar el paso de unirte a esa persona, el anillo de compromiso es una joya especial que se convertirá en protagonista toda la vida. Es un anillo que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, aunque su esencia es siempre la misma. Hemos hablado con algunas de las joyerías más icónicas de España y nos han explicado cómo han cambiado, o no, los anillos de compromiso. Un anillo que dicen, tiene su origen en el Antiguo Egipto. Ya desde entonces existía este anillo, y fueron los romanos quienes colocaron la joya en el dedo anular porque es en este dedo donde se encuentra la vena amoris, una vena que conecta directamente con el corazón.

El diamante siempre ha sido la joya más icónica en estos anillos y dicen que fue gracias al publicista France Gerety. Fue en 1947 cuando creó el eslogan: «A diamond is forever» para la firma De Beers. Años más tarde, en 1953, fue Marilyn Monroe quien abrazó esta frase ya icónica gracias a la banda sonora de Los caballeros las prefieren rubias. Es imposible no tararear Diamonds are a girl bestfriend… Y no darle la razón.

La evolución existe

Según Gabriel Suárez, director creativo de la joyería Suarez, esta evolución en el anillo de compromiso sí existe: «Los anillos de compromiso evolucionan año tras año y se van adaptando a las necesidades de cada cliente y a las tendencias del momento por eso este tipo de joyas se dice que están en constante cambio y evolución». Llevan desde 1943, creando anillos y joyas y estas tres generaciones de joyeros son conscientes de que son cómplices de ese momento único.  Aunque eso sí, lo que más se demanda es lo clásico, lo que siempre funciona. Así lo explica Gabriel: «Lo más demandado, es el oro blanco y los diamantes. El diamante es por lo general la piedra más especial, es un símbolo que captura un momento único para hacerlo eterno, aunque cada vez están teniendo más importancia las piedras de color como los zafiros o el rubí», sus piedras, por cierto, las compran ellos personalmente en el lugar de origen.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de #Suarez (@joyeriasuarez)

Desde Rabat, la icónica joyería de Barcelona, también confirman que los anillos de compromiso han sufrido una evolución: «En función de las tendencias, según país y momento histórico podemos encontrar anillos muy distintos. Lo más tradicional y emblemático es el diamante solitario que se puede enriquecer añadiendo diamantes tallados de la misma forma o de formas distintas a los lados».

Lady Di: un antes y un después

Las tendencias influyen en dos factores claves a la hora de hablar de anillos de compromiso: Las tallas de las piedras y el color». Si hay que hablar de un ejemplo de anillo llamativo de color, desde Rabat lo tienen claro: «Lady Di escogió para su anillo de pedida un zafiro azul con corona de brillantes. Inspiró a las futuras novias a darle un toque distinto a su look nupcial».

 

Tendencias en los anillos de compromiso

A pesar de ser una joya atemporal y eterna, el anillo de compromiso sí atiende a tendencias, así lo confirma Gabriel Suárez. «La tendencia que más se observa hoy en día sigue siendo el solitario y probablemente cada vez más el anillo el anillo Big Three con el zafiro azul central, en el caso de Suarez».

Desde Rabat  añaden que las tendencias son cada vez más patentes. «Las celebridades influyen bastante en las nuevas tendencias pero no tanto en la elección final, ya que en quien hay que pensar es en a quién va dirigido ese anillo, la novia que lo va a recibir. La última tendencia de la actualidad son los diamantes talla cushion«, confirman.

La joya desde cero

Pero también es tendencia crear la joya desde cero. En Suarez fueron conscientes de esto y crearon el servicio Sur Measure: «Es un servicio en el que se adapta el anillo a las necesidades y gustos de cada persona, así se podemos crear la joya perfecta que les acompañará siempre». Además de estos servicios, desde Suarez lanzan diferentes modelos de anillos adaptándose también a las temporadas. Sus últimos lanzamientos son los anillos de compromiso con diamantes Fancy, que a pesar de ser incoloros -los diamantes están formados por un 99% de átomos de carbono-, ofrecen en esta colección piedras de colores. En este caso diamantes amarillos, marrones y rosas que llegan de La India o de Australia.

Desde Rabat  explican que cada vez tienen más clientes que apuestan por joyas más exóticos y por supuesto, por crear la suya propia. Son muchas las novias que lucen joyas únicas con diseños propios… O diseños de algún familiar. Aunque si es posible dejarse asesorar por una marca de lujo, mucho mejor.

Lo clásico nunca falla

Si se apuesta por el anillo de compromiso clásico, es difícil fallar. «El anillo que más se suele demandar es el solitario con un diamante central, se trata de un acierto seguro, como por ejemplo el anillo solitario “Rose” de RABAT, con un diseño atemporal y eterno», explican desde la firma catalana.

En el caso de la joyería Suarez hay modelos que deslumbran y aciertan siempre: «En Suarez hay modelos que se han convertido en iconos con el paso de los años como los anillos de la colección de Grace. Yo diría que el anillo que nunca falla es el solitario clásico de oro blanco y diamantes o para algunos más arriesgados que quieran incluir piedras de color, el Big Three con zafiro, rubí o esmeralda». Pues eso, el solitario no falla nunca como anillo de compromiso. Palabra de joyero.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de #Suarez (@joyeriasuarez)