Las 10 joyas ‘de película’ más espectaculares

Las 10 joyas ‘de película’ más espectaculares

Las joyas muchas veces son las auténticas protagonistas de un look y en el mundo del cine, al igual que pasa con determinados atuendos, ocurre lo mismo y se convierten en elementos clave. Piezas de alta joyería que, de manera indiscutible, cumplen un papel capital en muchas películas. Porque, ¿Qué sería de Titanic sin Rose y ‘El Corazón del Mar’ o, del film Desayuno con Diamantes sin Audrey el extraordinario collar de perlas y diamantes de Tiffany?

Collares fastuosos, delicadas gargantillas, algún que otro camafeo y hasta un anillo de compromiso más que especial…hay joyas que son ‘de cine’ y que dejan momentos imborrables en nuestra memoria audiovisual. Por ello en COOL, queremos soñar y hacerte soñar con ellas…

Luces, cámaras…y ¡ACCIÓN!

El ‘Corazón del Mar’ de ‘Titanic’

El Corazón del mar/Arancha Tendillo
El Corazón del mar/Arancha Tendillo

La escena en la que Jack -interpretado por un jonvencísimo Leonardo DiCaprio- pinta desnuda a Rose -una Kate Winslet veinteañera que apuntaba ya maneras exquisitas-luciendo solamente el ‘El Corazón del Mar’ se acabó convirtiendo en icónica. Más allá del erotismo del momento, aquel diamante azul único aderezado con diamantes consiguió fama rápidamente a pesar, de ser una pieza creada para ficción.

El Coeur de la Mer no es real pero sí puede decirse que es una joya que se  inspira en un importante diamante azul que sí existe. Se trata del ‘Diamante Hope’ que es actualmente uno de los más valiosos del mundo. Si estuviera a la venta su valor llegaría a alcanzar, debido a su extrema rareza,  varios millones de euros. La joya para la película supuestamente formaba parte de la corona de Luis XVII.

Para Titanic se realizó una versión más económica (con un coste de 8.000 euros) en oro blanco y circonitas. Su importancia a nivel cinematográfica es tal que a día de hoy se encuentra almacenado en los archivos oficiales del estudio de cine de Estados Unidos. Las réplicas, desde el estreno de la cinta en 1997, se hicieron un habitual.

El diamante amarillo Isadora de ‘Cómo perder un chico en 10 días’

El diamante Isadora/Arancha Tendillo
El diamante Isadora/Arancha Tendillo

El espectacular collar que luce Kate Hudson en Cómo perder a un chico en 10 días es nada más y nada menos que uno de las piezas de joyería más caras y de mayor valor que se han empleado para grabar en la gran pantalla.El diamante Isadora es una piedra preciosa amarilla de gran belleza que en su momento, en el estreno del film, tenía un precio de unos 5 millones de dólares. Su importante en la comedia es tal, que todo el impecable atuendo que lleve la protagonista fue diseñado en función de la pieza de joyería.

La gargantilla de rubíes de ‘Pretty Woman’

El collar de rubíes de Pretty Woman/Arancha Tendillo
El collar de rubíes de Pretty Woman/Arancha Tendillo

El collar formado por 23 rubíes rodeados de diamantes que luce Julia Roberts en Pretty Woman es, además de una sofisticada pieza de joyería firmada por el francés Fred Joailler, un elemento importante en la trama de la conocida cinta estadounidense de Gary Marshall. Un regalo que el personaje de Richard Gere le hace a la mítica Vivian Ward de Roberts y que marca un antes y un después en la relación de ambos. Un símbolo de amor que hace cambiar a la protagonista dando un giro a la historia.

‘Diamonds are girls’s best friend’

'Los caballeros las prefieren rubias'/Arancha Tendillo
‘Los caballeros las prefieren rubias’/Arancha Tendillo

Marilyn Monroe, 1949, un vestido rosa-fucsia de seda que abrazaba la silueta de ‘la ambición rubia’ y muchos diamantes. En Los caballeros las prefieren rubias ver a Monroe cantando Diamonds are girl’s best friend es admirar su desparpajo pero también, las joyas que luce. Gargantilla de diamantes, dos pulseras y un anillo de diamantes llamado The moon of Baroda que quitan el sentido. Con Monroe, los diamantes se convirtieron, aún más si cabe, en los mejores amigos de las mujeres.

Las perlas y diamantes de Audrey Hepburn

'Desayuno con diamantes'/Foto: Arancha Tendillo
‘Desayuno con diamantes’/Foto: Arancha Tendillo

Hay atuendos que hacen historia y mujeres que marcan estilo para siempre, es el caso de Hepburn en Desayuno con Diamantes. El mítico little black dress de Givenchy lucido por Audrey Hepburn en desayuno con diamantes marcó un antes y un después pero, no solo esta prenda. El complemento perfecto para este sencillo diseño fue un collar de 4 vueltas de perlas con broche de diamantes que también, ha pasado a la historia. Una creación de Tiffany&Co que perdura en el tiempo.

Camafeo de ‘Lo que el viento se llevó’

Vivien Leigh en 'Lo que el viento se llevó'/Foto: Arancha Tendillo
Vivien Leigh en ‘Lo que el viento se llevó’/Foto: Arancha Tendillo

Muchas veces los vestuaristas utilizan los recursos más personales para dotar a los atuendos de los personajes del máximo realismo. El caso del camafeo lucido por Vivien Leigh en Lo que el viento se llevó es de esos: la pieza era realmente vintage y pertenecía a la madre de la Directora de Vestuario de la película. Una muestra de que una buena joya muchas veces, marca la diferencia y otorga además mayor altura y sofisticación a una escena.

El anillo de diamante negro de ‘Sex and the City 2’

Foto: Arancha Tendillo
Foto: Arancha Tendillo

La pareja formada por Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) y Mr. Big (Cris Noth) nunca fue convencional. Ellos eran diferentes y su anillo de compromiso tenía que salirse de la norma. Un diamante negro para un amor lleno de altibajos. Las idas y venidas de una de las parejas más populares de la ficción, sellada por fin en la gran pantalla con una pieza de joyería distinta y especial. Italy Mankin diseñó  con la ayuda de la propia Sarah Jessica Parker, este anillo de flamante diamante negro de talla redonda y aderezo de 80 brillantes.

El collar Harry Winston de ‘Sucedió en Manhattan’

El collar de Harry Winston/Foto: Arancha Tendillo
El collar de Harry Winston/Foto: Arancha Tendillo

«Vine a decirte que esto, tú y yo no puede seguir a partir de esta noche», «-Pues no deberías haberte puesto este vestido».

Un look que hizo morir perdidamente de amor al personaje interpretado por Ralph Fiennes. En este film, Jennifer López se convierte toda una Cenicienta moderna y look en la gran velada, es de ensueño. Una creación drapeada en tono salmón que continúa siendo objeto de deseo y, el aderezo más exclusivo: una gargantilla de Harry Winston. Una pieza de alta joyería prestada a la humilde protagonista que desencadena una parte importante de la trama.

Los diamantes de ‘Moulin Rouge’

Nicole Kidman en 'Moulin Rouge'/Foto: Arancha Tendillo
Nicole Kidman en ‘Moulin Rouge’/Foto: Arancha Tendillo

Moulin Rouge es uno de los musicales más exitosos de la historia del cine. Un sueño de caciones, baile, plumas, cancán y valiosos diamantes. Concretamente 1300: esos fueron los diamantes empleados por el joyero italiano Stefano Caturi para crear el impactante collar Satin. Una elaborada pieza que por diseño respondía claramente a las tendencias que marcaba la moda en el París de principios del SXX, época en la que se ambienta esta cinta protagonizada por Nicole Kidman. Una gargantilla en cascada compuesta por diamantes, oro blanco y zafiros de medio kilo de peso dotada de una belleza exquisita que, tras el rodaje, fue subastada.

Anna Karenina, las eternas camelias de Chanel

El collar de Chanel de Anna Karenina/Arancha Tendillo
El collar de Chanel de Anna Karenina/Arancha Tendillo

En esta película de época, las joyas de la maison francesa tienen un papel estelar. En su protagónico, interpretando al personaje creado por Leon TolstóiKeira Knightly luce una extraordinaria joya de oro blanco de 18 kilates, dos diamantes en talla redonda y 683 de talla brillante de Chanel cuyo diseño gira entorno a las icónicas camelias, sello de la marca. Un largometraje que demuestra una vez más cómo en muchas ocasiones las joyas y vestuario marcan la diferencia y se hacen imprescindibles para contar correctamente las historias en la gran pantalla. En Anna Karenina la delicadeza etérea de la actriz británica de piel inmaculada se entremezcla con la finura de las piezas centelleantes y el resultado es, impecable.