El reloj de un padre, por Pablo Cantos

  • Pablo Cantos
Colección Generaciones de Patek Philippe
Colección Generaciones de Patek Philippe. /Foto: Patek Philippe

Hoy, si me lo permitís, me encantaría hacer un homenaje a mi Padre, recientemente fallecido, padre de la Directora de “COOL” y a todos los padres en general.

Creo que en esta época que nos ha tocado vivir y más ahora con la pandemia, a pesar de todas las cosas negativas que nos están pasando, hay una vuelta a apreciar las cosas sencillas. Cosas que con el ritmo de vida que llevábamos, tan acelerado, no éramos capaces de valorar. Una vuelta a los valores tradicionales, los valores realmente importantes, que nos trasmitieron nuestros abuelos y nuestros padres. Valores de respeto, de honestidad, de mantener la tradición, de justicia, del valor de la palabra dada, del honor, del cariño, de la fiabilidad, de la solidaridad y del esfuerzo entre muchos otros. Todos ellos, son valores que mi padre sin duda me transmitió y que curiosamente se reflejan de alguna manera en los objetos que se hacían en épocas pasadas y que ahora están tan de moda y llamamos “vintage”. Pues bien, entre todos los objetos vintage, quizá los más de moda, incluso más que los coches, sean los relojes.

Tradición relojera: Patek Philippe

¿Hay algo más Cool, que llevar el reloj que heredaste de tu padre? Probablemente, no.  Curiosamente, la marca que representa la excelencia absoluta en el mundo relojero desde su creación, la marca mas exclusiva, la marca mas prestigiosa y la marca donde sus modelos son siempre los mas valorados, tanto nuevos, como usados, como en subastas, es, a la vez, una de las marcas que mejor representa los valores tradicionales de los que hacía referencia al principio. Hablamos del cénit de la industria relojera, Patek Philipe.

A parte de sus modelos de culto y de deseo entre millones de aficionados en el mundo, hay un aspecto que siempre me encantó de la marca; y es su publicidad. Y realmente no me equivoqué cuando me quede fascinado con el primer anuncio que leí en la revista “How to spend it” del Financial Times en un vuelo de trabajo a Londres a principios de los años 2.000. ¡No es de extrañar que lleven con la misma campaña desde 1996! 25 años de icónica campaña y su famosísima frase que resume el espíritu de su cultura y sus valores, los cuales vengo a reivindicar hoy aquí.

“Nunca un Patek Philippe es del todo suyo, suyo es el placer de custodiarlo hasta la siguiente generación”

Colección Generaciones de Patek Philippe.
Colección Generaciones de Patek Philippe. /Foto: Patek Philippe

La idea que transmite no puede ser mas genial, trasladando de manera inmediata los valores y el carácter atemporal y eterno de la marca. Realmente las cosas que perduran son atemporales, ajenas a las modas, a las tendencias; están basadas en los principios y los valores elementales

No todos nuestros padres han tenido la fortuna de tener un Patek. Pero de lo que sí estoy seguro, es que todos ellos, cuando se compraron su primer reloj -casi siempre haciendo un gran esfuerzo económico- pensaron en conservarlo toda la vida con el objetivo de poder dejarlo en herencia a sus hijos.

Rolex

El reloj siempre ha representado un objeto muy preciado dentro de las familias y suele atesorar muchos recuerdos. Tradicionalmente, en la primera comunión, pedíamos un reloj, ¡nuestro primer reloj! Nada nos hacia más ilusión (por lo menos a mí). Posteriormente, el regalo por excelencia, incluso hoy en día, es el reloj de pedida. ¿Qué novia que se precie no le hace entrega de un buen reloj el día de la pedida a su futuro marido? ¿Cuántos de nosotros hemos ahorrado nuestros primeros sueldos para comprarnos el reloj de nuestros sueños? ¿Cuántas empresas obsequian a sus empleados con un reloj cuando cumplen las bodas de plata en la plantilla? Si no, ahí están los famosos Rolex Air-King de Coca-Cola o Dominos Pizza que regalaban ambas empresas a sus empleados que cumplían 25 años con ellos.

Rolex Coca-Cola
Rolex Coca-Cola. /Foto: Rolex
Rolex Domino's
Rolex Domino’s./Foto: Rolex

Recuerdo, perfectamente que mi padre recibió un Omega Constellation de Oro cuando cumplió 25 años de trabajo para la multinacional petrolera Exxon. Ahora, formará parte de su herencia junto con algún otro buen reloj que fue adquiriendo.  A fuerza de tener un hijo tan pesado y tan obsesionado por los relojes como yo, le acabé transmitiendo mi pasión y terminó siendo muy aficionado a los relojes. Recuerdo que me llamaba muchas veces preguntándome que me parecía tal o cual modelo y el precio que le pedían por él.

La voluntad de los recuerdos

Estoy seguro, que sea cual sea su ultima voluntad respecto a sus relojes, cualquiera de mis hermanos y hermanas que hereden alguno,  (o yo mismo), lo lucirán con orgullo, lo cuidarán y lo custodiarán para la siguiente generación.

Pocas respuestas se dan con tanto orgullo y generan una sensación tan cool al que la recibe. Como cuando alguien te pregunta por el reloj que llevas y que le llama la atención por cualquier motivo y tu respondes “Lo heredé de mi padre…”, o “era el reloj de mi padre…”. Después de esa respuesta, siempre viene otra por parte de tu interlocutor, “pues consérvalo…”. Eso es lo que pienso hacer, no solo conservar alguno de sus relojes si es que el así lo quiso, si no todo lo que me enseñó, todo lo que me trasmitió y todo lo que le quise.

Y para acabar con un toque de humor, comentar que nuestros padres  no siempre son tan generosos. El genial humorista Woody Allen, al ser preguntado una vez por un periodista acerca de su reloj de oro que sacaba del bolsillo, respondió que estaba muy orgulloso y que ¡se lo vendió su abuelo en el lecho de muerte! Realmente un genio del humor.

Woody Allen
Woody Allen. /Foto: Az Quotes

A todos nuestros padres y en especial, al mío D.E.P.