El fundador del entrenamiento 54D que arrasa en el mundo nos abre su casa en Miami

54D
Rodrigo Garduño de 54D. /Foto: Instagram Rod54D

Más de 30 mil personas de hasta 80 países diferentes se han conectado a sus directos de Instagram durante el confinamiento y, a raíz del cierre de muchos negocios con motivo de la pandemia, ha decidido hacer uso de su popularidad en las redes sociales para dar voz a quienes no la tienen. El exfutbolista mexicano Rodrigo Garduño es el fundador del exitoso método de entrenamiento 54D, que, como su nombre indica, promete cambios físicos en solo 54 días. El proyecto comenzó en México y de ahí se extendió a Colombia y otros países de América Latina, Estados Unidos y, ahora también Europa y hasta Indonesia. Es un plan que combina entrenamientos de alta intensidad por intervalos (HIIT) con programas de nutrición y altas dosis de motivación y dopamina.

Cuando quedan escasas semanas para que el proyecto de Garduño cumpla nueve años de funcionamiento, el entrenador abre a COOL THE LIFESTYLE las puertas de su casa en Miami. Nos recibe con una camiseta blanca muy Marlon Brando, una cazadora vaquera combinada con una sudadera gris y la gorra promocional de su marca. Sostiene en sus manos una enorme taza de café y nos confiesa que, si bien entrena diariamente a las 10 de la mañana, ha pospuesto su sesión para concedernos la entrevista. Entre otras cosas porque España es un mercado que, considera, necesita, ahora más que nunca, conocer esto que ya se ha convertido en un movimiento. Un método que ha hecho familia y que ha creado un vínculo fortísimo entre personas de diferentes lugares del planeta.

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rodrigo Garduño (@ro54d)

Pregunta: Imaginamos que la clave del éxito de 54D, y la razón por la que ha sido un sistema tremendamente imitado, también en el caso de España, radica, entre otras cosas, en que es un método 360, que engloba fitness, nutrición y motivación. ¿Es así?

Respuesta: Eso es. Y existe realmente una razón por la que esto es así. La marca se crea a partir de la experiencia de mi vida. Yo soy ex futbolista profesional y cuando me retiré del fútbol tuve un bache emocional, como les ocurre a todos los deportistas profesionales. Llega un punto en el que piensas, “¿y ahora qué hago con mi vida?”. En el caso de otras profesiones esto ocurre cuando uno alcanza los 60 años de edad pero si te has dedicado al fútbol te ocurre siendo bien joven. Además en América Latina los clubes no dan un apoyo a los jóvenes cuando los sacan de la escuela a los 15 años para que sigan estudiando y en ese momento uno solo piensa en ser futbolista profesional. Yo empecé en el fútbol a los cuatro años y desde los 12 estuve en el club con el que debuté a los 16. A mis 29 años me sentía completamente perdido. Tuve una carrera buena en el fútbol pero con lo que gané no tenía posibilidad de seguir viviendo el resto de mi vida. Fui un jugador promedio. Entonces pensé, “¿y ahora qué hago?”. Tenía algunos ahorros y puse negocios tradicionales con mi hermano. Al tiempo me invitaron a ser conferencista utilizando como base el deporte para hablar a la gente de cómo alcanzar sus sueños por medio de valores como la disciplina y el esfuerzo. Sucedió que empecé a dar conferencias por todos lados. ¡Las di incluso en España! Trataba de inspirar a las personas para lograr sus objetivos.

P: ¿Objetivos que logramos en… 54 días?

R: No. En ese momento no existía 54D. Pero sucedió que, después de cuatro años dando conferencias me di cuenta de todas las personas que van a conferencias de desarrollo profesional, menos del 2% logra sus objetivos. Un 98% se queda en lo teórico. Entonces me di cuenta de que yo verdaderamente no estaba ayudando a nadie. Como soy muy congruente con todo lo que hago y “camino mis palabras”, a pesar de que financieramente estaba muy bien, lo mandé todo al carajo y decidí arriesgar. Pensé, “¿por qué no junto mis dos habilidades?”. Soy una persona convencida de que como te ves, te sientes. Cuando te gusta lo que ves en el espejo eres capaz de enfrentarte a tus retos. Lo que ocurre es que nos conformamos. Nos resignamos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rodrigo Garduño (@ro54d)

P: Esto va muy en la línea de una frase que me dijeron una vez: “un buen entrenador no es aquel que consigue motivar a muchas personas sino aquel que consigue motivar a una misma persona miles de veces”. ¿Cómo logras tú esto con un método que propone objetivos en 54 días? ¿Por qué no abandonan al cabo de ese tiempo?

R: Bien. Después de estudiar muchos métodos deportivos me pregunté “¿cómo puedo lograr en corto periodo cambios en el cuerpo de la gente?”. Porque si yo me acerco a ti y te digo “voy a lograr que tu vida cambie en 54 días” no me vas a creer. A esto hay que sumar que a partir de los 40, el 85% de la gente se resigna y siente que está bien como está. Así que me di cuenta de que la única manera de llegar a la mente y al corazón de la gente sin que fueran conscientes era a través de un cambio físico. Si tú a la gente le dices “en 54 días voy a lograr que te veas mejor y que pierdas unos kilos”, entonces sí te escuchan. La de los productos milagro es una industria millonaria. Pero no genera tanto dinero porque la gente sea estúpida sino porque la gente tiene esperanza.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rodrigo Garduño (@ro54d)

P: Y esa esperanza los mueve al cambio.

R: ¡Por eso creé este método! Después de más de un año de estudio y grupos piloto… conseguí encontrar un método que en nueve semanas satisfacía la esperanza de cambio de personas de diferentes edades. Obviamente cuanto más tiempo me des, más avances verás, pero yo quería crear un método atractivo y 54 días no parecen tanto tiempo. Si a la gente le dices “te voy a ayudar pero en seis meses”, todos miran para otro lado. ¿Estás de acuerdo?

P: Totalmente.

R: ¡Claro! Necesito que tu cerebro piense “sí lo puedo hacer” y así me des la oportunidad de entrenar. Ahora se ha corrido la voz de los beneficios mentales del método pero yo jamás hablo de eso. Trato de atraer a la gente con la pérdida de grasa. Yo sé que lo mental tiene más peso que lo físico pero… creo que ahora ya entiendes por qué resulta atractivo este programa.

P: ¡Y tan atractivo! Durante la cuarentena nos consta que tuvisteis a más de 30 mil personas de más de 80 países conectadas a vuestros directos, clases gratuitas que impartíais a través de Instagram.

R: Así es. Y todas esas personas estaban experimentando un cambio mental a través de lo físico porque el deporte es la única herramienta que te puede poner en una catarsis emocional porque cuando entrenas estás luchando contra ti mismo. Vences tus demonios y te das cuenta de que puedes lograrlo. Generas endorfinas, dopamina y oxitocina. Así empiezas a ver las cosas de forma diferente. A sentirte diferente. El deporte nos ayuda a equilibrar la balanza emocional y a darnos cuenta de que los problemas tienen solución. Y cuando digo el deporte no me refiero a cualquier disciplina. Yo las respeto todas y cada cual tiene lo suyo pero para sacar todas estas sensaciones necesitas sudar, quebrarte. Esto es una terapia y si quieres transformarte tienes que sacar tu furia. Solo con intensidad se alcanza esa catarsis.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rodrigo Garduño (@ro54d)

P: Quizá entonces para practicar yoga necesitamos estar en un punto emocional de equilibrio.

R: Exacto. Tú no puedes tener paz cuando tu cerebro está en guerra. Yo he pasado por dos depresiones fuertes. Una cuando dejé el fútbol y otra cuando llegué a Miami y no sabía qué iba a ser de mi vida porque tenía que competir con el mercado norteamericano. También por este motivo la gente conecta conmigo. Porque yo lo que cuento, lo viví. Y la gente no es tonta. Eso le llega.

P: Llega. Cala. Y en España tenemos la suerte de que gracias al programa en línea que creasteis a raíz del éxito que tuvieron vuestros streamings, podemos entrenar online con vosotros pero ¿para cuándo algo presencial también aquí y no solo en Miami?

R: Quiero que sepas que para nosotros España es un mercado muy importante por muchas razones. La primera porque España de manera natural tiene un link muy fuerte con México.  No solo porque muchos mexicanos tengamos ascendentes españoles y al contrario sino porque compartimos un idioma y al final, los españoles vivís en un continente en el que nadie habla vuestro idioma y buscáis conexión con vuestros iguales. Creo que estas cosas han hecho que España durante la cuarentena se haya fijado en nuestro método. Por eso estamos empezando a abrirnos a ese mercado. Y ya no es tanto por el aspecto económico sino porque considero que España también es un país que por sus gobiernos y sus crisis lo ha pasado mal. Un país en el que periódicamente la gente ha estado de capa caída y este es un método que, como hemos visto en el confinamiento, nos permite renacer. Y creo que eso la gente en España también lo necesita.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rodrigo Garduño (@ro54d)

P: Eso es probablemente lo que nos ha enseñado la pandemia. Que tenemos fuerzas para renacer. Hemos conectado con los demás y hemos sido generosos. ¡Tú lo has sido! Porque, de hecho, has aprovechado tu popularidad en redes sociales para apoyar al pequeños comercios de manera completamente altruista. ¿No es así?

R: Pues sí y esto viene de algo que no había contado a ningún medio jamás. Mi abuela siempre fue como mi mamá. Mi abuela tuvo la fortuna de ser una persona que tenía una buena posición social y tenía muchas propiedades. Gran parte de su dinero lo destinaba a ayudar a otras personas. Yo me quedaba asombrado y aprendí que una de las cosas más importantes en la vida es ayudar a los demás porque ella siempre fue muy feliz y creo que se acostaba y sentía satisfacción personal. Creo que eso le daba paz mental y emocional y estoy seguro de que vivió con toda la calma y la felicidad del mundo. Por eso yo con todos mis negocios he tratado de ayudar a otras personas. Yo siempre pensé “si alguna vez lo que haga en la vida me permite tener un micrófono más grande, tengo que ayudar”. Hay muchos negocios que ahora lo están pasando mal y entiendo que si una economía, pierde perdemos todos. He tratado de ceder mi micrófono a quienes lo necesitan para que se den a conocer.

P: Y eso no es todo. ¿Qué hay de los hospitales?

R: Sí. En la plataforma 54D online estamos regalando 200 programas al personal de primera línea en dos países diferentes, 400 programas en total, para que puedan entrenar, sentirse mejor y combatir el virus y las emociones que están viviendo porque si para nosotros es difícil, ¡imagínate para ellos! A mi me gustaría regalar 5.000 pero no tenemos esa capacidad porque el nuestro a pesar de ser un programa online, es un programa que tiene un seguimiento de gente real. Hay un entrenador, una nutricionista, un chat real y una persona que te hace seguimiento. También estamos donando programas al hospital Merci. En España nos gustaría pronto hacer lo mismo.

P: Sería maravilloso que pudiéramos celebrar el fin de la pandemia con una masterclass presencial en la que pudierais reunir a las personas de esos 80 países que hoy os siguen. Significaría que por fin podríamos viajar y celebraríamos también lo bien que lo habéis hecho.

R: ¡Y una cosa más!

P: ¿Cuál?

R: ¡Que estamos vivos! Somos muy afortunados y tenemos que estar agradecidos cada mañana al pensar “estoy vivo”. Pensábamos que esto estaba lejos y nos toca cada vez más cerca. Esto parece una película de terror pero ¡es real! A mi ya me dio COVID y me puso de rodillas. No me fue tan mal pero pasé 20 días sintiéndome asustado como nunca en mi vida. Mientras esto no acabe estamos todos en riesgo. Así que creo que la celebración más grande cuando salgamos de esta debe ser porque sobrevivimos y porque hemos sacado algo bueno de todo esto: saber ser empáticos con los demás. Nos hemos dado cuenta de que lo que me pase a mi te puede pasar a ti y si yo te ayudo a ti me estoy ayudando a mi. Esa es la base de 54D: entender que nadie es más poderoso que la suma de todos juntos.