El ayuno de dopamina de Sillicon Valley, ¿sucesor del ayuno intermitente?

El ayuno de dopamina de Sillicon Valley, ¿sucesor del ayuno intermitente?
Desayuno / Foto: Pexels

Seguro que has oído hablar del ayuno intermitente. Consiste sencillamente en no hacer ninguna ingesta (salvo caldo de huesos o alguna infusión) durante un periodo de 8, 12 o 24 horas, dicho muy llanamente. Según algunos nutricionistas, el ayuno intermitente tiene muchos beneficios. Pero ¿y el ayuno de dopamina?

Hemos hablado con el nutricionista Salvador Ferrando. Es el responsable de la unidad de Medicina Metabólica y Control de Peso del Instituto Médico Ricart en Ruber Internacional. Ferrando nos ha dicho que el ayuno intermitente no solo mejora el colesterol sino que ayuda a regular el apetito. Además aumenta la secreción de melanina y tiene un efecto antioxidante.

El ayuno de dopamina tiene que ver con abandonar las actividades que producen placer.
En la imagen, tres amigas disfrutan de la puesta de sol. /Foto: Unsplash

Pero del ayuno intermitente ya venimos hablando hace tiempo. La novedad ahora es el ayuno de dopamina. Y esto ya puede ser peligroso. Es un término acuñado por los ejecutivos de Sillicon Valley. ¿Y en qué consiste? Pues básicamente en alejarnos de todo aquello que nos produzca placer. ¿Y por qué? Pues porque la dopamina es un neurotransmisor que se relaciona directamente con el placer y lo que defienden es que cuando nos acostumbramos a una actividad, esta deja de producirnos placer. Por eso creen que tiene todo el sentido del mundo dejar de hacer ciertas cosas para disfrutarlas más cuando las retomemos. Ponen como ejemplo el sexo, las redes sociales e incluso las relaciones personales. Sobre todo nos dicen que un ayuno de dopamina nos va a ayudar a ser más productivos en el trabajo.

¿El ayuno de dopamina se puede considerar saludable?

Rotundamente no. Desde IFEEL, que es una aplicación de psicólogos para el móvil que colabora con el Colegio de Psicólogos de Madrid, se emitió un comunicado cuando se empezó a hablar de esta práctica. ¿Y qué dicen estos expertos? Pues que hay varias cosas que a los empresarios se les escapan.

En primer lugar que la dopamina no solo tiene que ver con el placer, sino que interviene en otros muchos procesos en el organismo. Así que un desequilibrio de dopamina puede desencadenar enfermedades. De hecho, se relaciona entre otras cosas con el Parkinson, según el comunicado.

El ayuno de dopamina tiene que ver con abandonar las actividades que producen placer.
En la imagen, dos amigos disfrutan de la puesta de sol en la playa. /Foto: Unsplash

Además nos dicen que nadie puede controlar de forma deliberada sus niveles de dopamina. Defienden que lo único que nos puede ayudar en este sentido es trabajar no solo al servicio de la productividad sino de nuestra felicidad. Es decir, buscar en nuestro día a día la felicidad en lo que hacemos. Llevar una vida saludable y mejorar nuestras relaciones sociales. Desde luego hay que tener cuidado con estas modas peligrosas. Si no habías oído hablar del ayuno de dopamina ya sabes que no hay que fiarse.